Conectarse

Recuperar mi contraseña



Admin RPG
MP - Perfil
Francis Bonnefoy
MP - Perfil
MischiefGod
MP - Perfil
Arthur Kirkland
MP - Perfil
Últimos temas
» Di lo que se te ocurra¡¡
Vie Mar 27, 2015 10:30 pm por Siberian Mr.Potato

» Seguiré más muerta que un zombie de The Walking Dead
Dom Mar 22, 2015 8:33 pm por Siberian Mr.Potato

» Se presenta el italiano del sur
Dom Mar 22, 2015 8:31 pm por Siberian Mr.Potato

» mmm....Ciao
Sáb Feb 07, 2015 7:20 pm por felivargas

» Juguemos todas HetaOni!
Dom Ene 04, 2015 4:51 am por Zethax01

» Choque entre reinos! (privado)(adventencia? ni idea 8D)
Vie Dic 26, 2014 4:59 am por White Gentleman

» Todo sea por los girasoles... [Privado]
Dom Dic 08, 2013 4:21 pm por Frieden

rekkenRokkentei High SchooltechnoraATG Sub-DDemacia AcademyEscuela MilitarKyosey MadhouseHetalia GakuenBubbly HetaliaGlee RPGTwelve KingdomsChessboardLillian Girls' AcademyAfíliate al foro


​​









Follow that Kangaroo! [Privado]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Vie Ago 20, 2010 1:40 am

Oh my god! Oh my god! OH MY GOD!

¡Esa era posiblemente la mejor experiencia de su vida! ¿Posiblemente? ¡No! Definitivamente, no podía haber nada más divertido que eso...

Y es que... ¿hay algo mejor que perseguir un canguro a toda velocidad, mientras sientes el viento dándole en la cara, sonríes ampliamente y te ríes como un idiota? No, claro que no, al menos no en ese momento y no para ese australiano.

Bueno, eso tenía su explicación. Allan tenía que encargarse de unos asuntos. Sí, claro, ese típico papeleo que le gustaba dejar para el último momento y que siempre le tenían atareado. Aunque, obviamente, él no se estaba encargando de ellos... ¡No! ¡Si que lo hacía! Pero "a su manera"... Lo cual era dejar todos los molestos papeles esparramados en la mesa y apoyar la cabeza para empezar a dormir, babando de paso algunos de esos papeles.... Desde luego, ¿y él había sido una colonia inglesa? Aún así, mientras dejaba que su fiel koala Kevin se posara en su durmiente cabeza y comenzaba un extraño sueño, en el cual una Tostada con Vegemite gigante invadía Sídney y él, usando poderes de Ornitorrinco, conseguía salvar la Tierra a base de comerse dicho alomento, el animal comenzó a tirarle de los cabellos.

Con bastante pereza, el Australiano abrió los ojos, para luego levantar la cabeza.

-Hm? Wassup, Kevin? -Aún medio dormido, Allan sintió como el koala tiraba de los dos mechones de pelo que sobresalían del Australiano, haciendo que girase la cabeza. En el momento exacto para observar como Joe, uno de sus canguros, salía a toda velocidad de su Jardín trasero, saltando la valla. Inmediatamente, el moreno con complejo de Concodrilo Dundee, se colocó el sombrero que llevaba al cuello en la cabeza, aquél marrón con un ala plegada.

Sin dar siquiera tiempo al pequeño animal que era su acompañante para colocarse bien, saltó sobre aquella mesa que hacía nada había babeado, provocando también que algunos de esos aburridos papeles volasen por los aires y se desordenasen, dándole un aspecto mucho más espectacular a aquella salida "magestuosa".

El australiano bajó saltando todos los escalones de su escalera, salió atravesando un arbusto, dónde había visto al mamífero irse. Cuando estuvo fuera de su casa, señaló a Joe, se agarró el sombrero, y sonrió ampliamente, totalmente entusiasmado.

-C'ome on, dude! Follow that Kangaroo!!

Y, así, comenzó a correr con todas sus fuerzas, que no eran pocas. Bueno, tenía una gran potencia en las piernas, a pesar de no ser un país especialmente fuerte... Comenzó a reír cuando sintió el aire azotando su cara, ¡aquello era simplemente tan divertido! El mero pensamiento de que tenía toneladas de papeles que ordenar, y de que su superior y la superior de su superior se enfadarían si no los terminaba... desapareció por completo de su mente.

Continuó persiguiendo al canguro, sin ver nada más que él. Si pasaban coches, otros animales, o seres humanos por medio ni lo sabía ni le importaba. ¡Lo importante era la aventura!

Sin embargo, su ritmo disminuyó hasta detenerse totalmente cuando vio que el canguro se adentraba en el jardín de una casa... Que le era bastante conocida.

Se quedó observando la fachada de aquella casa, sin saber muy bien dónde estaría aquél canguro ahora mismo... Vaya, hacía mucho tiempo que no visitaba la casa de Nueva Zelanda... Perdió totalmente la noción del tiempo que estuvo contemplando la casa, sin llegar a entrar ni a avanzar ni un paso...

Vaya, unos cuantos recuerdos asaltaron su mente... Se estaba poniendo algo melancólico... ¡No! ¡Eso no podía ser! ¡La época melancólica pasó hace mucho para él! En realidad no era tanto... ¡No importaba! ¡No se pondría nostálgico ni nada parecido! Lo importante era capturar a Joe y volver a casa, right?

...¿Desde cuando le importaba a él lo "importante" o la "priorida"?

-¡Será bueno volver a vernos después de tanto! Solo una charla, ¡seguro que Joe está jugando con los kiwis, or something! -Con esa estúpida idea, el australiano se animó a llamar a la puerta del que consideraba su hermano-. ¡Hey, Pete~! Are you at home~?
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Peter Crowe el Vie Ago 20, 2010 2:34 am

Hacía un par de horas que el sol había aparecido en el horizonte y ascendía a paso lento pero incansable por el firmamento, incansable e imbatible, una esplendorosa bola de fuego amarillo. Los rayos finos y turbulentos se filtraban a través de las cortinas y acariciaban el suave rostro de la joven nación que trataba de continuar durmiendo. Sin embargo, el piar de los pájaros, demasiado fuerte, y el ruido de un par de avionetas de juego que algún niño estaría manejando afuera, hicieron que despertara.

Peter se incorporó lentamente sobre la cama y se restregó los ojos, bostezando lánguidamente. No se molestó en quitarse el pijama que llevaba puesto, prefería mil veces andar en pijama por la casa que ponerse cualquier cosa. Él no solía ser así de perezoso pues si Peter se caracterizaba por algo era por su alegre dinamismo.

Simplemente había una buena razón de peso para su actitud de ese día.

No había conseguido dormir.

Desde hacía varios días que tenía el sueño inquieto y ligero, con pesadillas oscuras que le dejaban las más odiables sensaciones de angustia que se pudieran soportar. Nunca lograba recordar que había soñado, pero el sentimiento permanecía allí, dentro de su cabeza, torturándolo como un cáncer. Sabía que algo andaba mal con alguien, perono lograba recordarlo.

Lentamente, bajó las escaleras hasta el vestíbulo y cruzó la cocina contigua para salir al jardín trasero. Una vez allí se estiró todo lo que pudo y observó el ambiente. Era un día calido y soleado, como los que le gustaban a él y especialmente bonito. A pesar de esto no pudo evitar ver que las flores estaban bastante descuidadas.

—Awww…—suspiró.

Tomó la manguera enrollada en el suelo y giró la manija del agua, quizá con algo más de rapidez de la deseada. La presión del agua fue demasiado fuerte y la manguera escapó de las manos de Peter, mojando todo lo que alcanzaba el chorro.

—¡Fuck!—exclamó sorpresivamente tratando de alcanzar a la serpiente amarilla.

Peter corrió detrás de la manguera pero esta se revolvía y agitaba, mojándolo a él también. El chico estaba tan despistado que no se le ocurrió cerrar la llave del agua y volver a empezar. Para cuando cayó en eso y lo hizo, él ya estaba totalmente empapado al igual que todo el patio. Se sacudió como pudo y se quitó la parte de arriba para buscar mas ropa seca. Colgó la chaqueta del pijama sobre el tendido y abrió la puerta de la cocina.

Fue entonces cuando algo cayó sobre él tan deprisa y fuerte que no tuvo tiempo de reaccionar.

—¡Iiaaaaaaah!—gritó asustado.

Cuando se quitó a “aquello” de encima, descubrió que era un canguro y que estaba saltando alegremente por todas partes. Peter no pudo hacer nada salvo contener su irritación. Trató de alcanzar al animal, pero este se coló en la casa y comenzó a destrozar parte del mobiliario.

—¡Oye tú, vuelve aquí! ¡Eh!

¿De donde ha salido?

Knock knock!

“¿Ah? ¿Y ahora qué?” pensó el muchacho dejando a un lado el asunto del canguro.

¡Hey, Pete~! Are you at home~?

Los ojos se le abrieron como platos al oír la voz, tan familiar y a la vez tan distante, que acababa de oír. Ignorando el ruido de las sillas volcándose y del canguro saltando sobre la mesa, Peter se puso nervioso. Pero sin pensarlo más de dos veces, corrió a abrir la puerta principal mientras el pelo le iba chorreado agua todavía.

Oh por Dios, hacía tanto tiempo que no le veía…

Entreabrió despacio, temiéndose que fuera una alucinación. Pero era real, él estaba allí, en carne y hueso.

Australia. Su hermano y su mejor amigo…

—¿A-Allan?

Respiraba algo entrecortado por la carrera de la manguera y el canguro y quizá los ojos le brillaban demasiado, pero eso no le importaba. Él estaba allí ante su puerta y eso sí era importante.
avatar
Peter Crowe
Miembro Honorario

Inscripción : 13/08/2010
Mensajes : 65
Ranking : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Vie Ago 20, 2010 3:14 am

¡Dios mío! Desde detrás de aquella puerta, podía oír un gran revuelo dentro de la casa... ¿De verdad Joe estaba haciendo todo eso en la casa de su hermano? ¡En ese caso, le estaría causando bastantes problemas al neozelandés! ... Relamente no sabía si alegrarse o sentirse culpable de ello.

Iba a preguntar de nuevo, cuando notó como la puerta se habría. Lentamente, o eso le pareció a él. Como si el tiempo empezase a ir muy, muy lentamente, dándole una especie de magia al momento. Era porque habían pasado mucho tiempo sin verse, ¿cierto? Era por eso que le pareció percibir una magia que irradiaba todo el neozelandés. Como si cada una de sus células desprendiera una magia única y totalmente cautivadora. Casi podía observar cada mechón de su rubio cabello tomar una dirección distinta, aquél par de ojos castaños desprender luz propia, su piel color crema levemente iluminada por la luz que entraba por la puerta y golpeaba su torso desnudo, del cual goteaban gotas de agua que le mojaban de pies a cabeza...

Wait, algo fallaba ahí. Pelo rubio, ojos castaños, piel crema, y... ¿su torso desnudo? ¿¡Torso desnudo!? ¿¡Por qué no llevaba camisa!? Ok, ok, Allan, relájate, esto tiene que tener alguna explicación... Bloody Hell, no!!

Ok, se tranquilizó un poco cuando escuchó su voz mencionar su nombre... Más bien no le tranquilizó, le transportó de nuevo al trance en el que se encontraba antes, aquél en el que se veía maravillado por el neozelandés.

-Eh... -Le costó reaccionar al caer de lleno al mundo real. Posiblemente hubiera estado observando a su hermano menor con una cara de atontado... Al fin se dio cuenta de que tenía que reaccionar o parecería tan idiota... bueno, como la cara que tenía en aquél momento-. Y-Yo, Pete! Cuanto tiempo, eh? Ahahaha... Eh... Have you seen Joe? He's my kangaroo, and... em... ¿Te importa que pase? Eh... Yo... ah...

¡Genial! No sabía qué decir, estaba solo saliendo y entrando en un estado de trance. Cada vez que entraba en él por observar el cuerpo del neozelandés, intentaba salir levantando la mirada hacia la cara del rubio. Sin embargo, sus ojos se desviaban una y otra vez...

Por Dios, ¿de verdad el echo de verle después de tanto tiempo causaba que su corazón latiera tan rápido? Prefería pensar que era producto de su carrera persiguiendo al animal...
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Peter Crowe el Vie Ago 20, 2010 3:51 am

Vale. Algo no iba bien. Había abierto la puerta, le había visto y el mundo se había quedado en blanco.

Totalmente en blanco.

Una inmensidad etérea solo rota por los golpes que ocasionaba el motivo de la quizá visita de Australia a su casa. Una inmensidad silenciosa solo rota por su visión.

Inmensidad…

Danm it!

¿Era su imaginación o Allan estaba mirándole demasiado intenso? Un ligero rubor tiñó sus mejillas arreboladas y su mirada se deslizó por el cuerpo de su hermano quien no pareció darse cuenta de esto. Estaba igual… que siempre. Un nudo en la garganta le atenazó la respiración. Comenzaba a sentir calor a pesar de las gotitas que se deslizaban por su piel.

¡¿Pero que estaba pensando?! Idiot!

-Eh...—Peter recobró el raciocinio a tiempo para poder oír a Allan farfullar. Quizá a él le hubiese pasado lo mismo. Quizá seria el sol, sí, eso sería— Y-Yo, Pete! Cuanto tiempo, eh? Ahahaha... Eh... Have you seen Joe? He's my kangaroo, and... em... ¿Te importa que pase? Eh... Yo... ah...

—Ah… —Peter frunció el entrecejo. ¿Así que era eso? Buscaba al animal del demonio que estaba destrozando la planta baja— ¿Te refieres a él?

Peter abrió la puerta del todo, dejando ver al susodicho saltando tan feliz por la sala. Señaló al muelle peludo con el pulgar e hizo una pequeña mueca de disgusto.

—Aww… —suspiró al ver el desastre—Ok… entra… yo no he sido capaz de cogerlo…

Un pequeño tizne triste ahogó la última palabra. Peter se había dado cuenta de que su hermano, al que tanto tiempo había estado sin ver, solo había ido a verlo por un canguro perdido.
avatar
Peter Crowe
Miembro Honorario

Inscripción : 13/08/2010
Mensajes : 65
Ranking : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Vie Ago 20, 2010 4:20 am

Una leve sonrisa apareció en su rostro al ver que el canguro se divertía haciendo destrozos en la casa de su hermano... Vaya, desde luego se notaba que era australiano, tenía la misma actividad que Allan y parecía que ambos les gustaba de igual forma la casa del neozelandés...

El moreno se dispuso a entrar en cuanto Peter le abrió del todo la puerta... Sin embargo, algo le pasaba. ¿Por qué no podía apartar la mirada de su hermano? Ahora le absorbía su rostro, que en un momento, justo cuando él entraba a la casa, pareció cambiar de expresión... A una más triste.

¿Es que había echo algo? Claro, Allan era un negado para cosas como rellenar papeles, centrarse en algo, ser formal y, en ese momento, de comprender la atmósfera de una situación. Había notado que de repente su hermano pareció entristecer, especialmente en esa última frase, aunque realmente no comprendía el por qué...

-Eh... well... Mejor será que le calme antes de que tenga que comprarte otra casa... -Comentó, intentando que el ambiente volviera a ser en el que el sabía estar, ese ambiente alegre y totalmente despreocupado que le caracterizaba.

Se acercó al revoltoso animal, no sin antes mirar de reojo unas cuantas veces al rubio que estaba en la puerta. Acarició levemente al marsupial, el cual dejó de estar tan alterado al sentir que su dueño le pedía que se relajara. Una vez sintió que estaba tranquilizado, Allan dio un par de palmadas al rojo pelaje de Joe, indicándole que se fuera al patio trasero, como así hizo el animal.

Una vez hubo desaparecido de su vista el principal problema, el australiano volvió a observar al rubio muy fijamente, como hacía tiempo que no le observaba...

Bloody hell! ¿Pero qué le pasaba? Parecía hipnotizado por la figura que observaba... Puede que el tiempo sin verle no le sirviera de excusa durante mucho más tiempo, pero tenía que intentarlo... Un poco más, al menos.

-E... Ey, Pete~ -Sonrió, colocando sus brazos sobre sus caderas y acercándose al otro chico-. Hace mucho que no nos vemos, ¿no crees? ¿Por qué no... eh... pasamos algo de tiempo juntos ahora que estoy aquí? -Sonrió ampliamente, como él solía hacer, para luego pasar una brazo hasta el hombro del neozelandés, acercádolo más a él-. No tendrás muchas cosas que hacer si vas medio desnudo por tu casa, supongo.

(Comentario random: LOL! Usamos la misma imágen para las firmas!)
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Peter Crowe el Vie Ago 20, 2010 2:04 pm

Allan pasó a su lado demasiado despacio para su gusto. Quizá de verdad fueran imaginaciones suyas pero el australiano le estaba mirando mucho más de lo normal y de una forma totalmente…

…no sabría siquiera describirlo.

-Eh... well... Mejor será que le calme antes de que tenga que comprarte otra casa...
—ese comentario hizo que el neozelandés ahogara una risita para después revolverse el pelo con la mano, algo aturdido aún por los sucesos de la mañana.

Peter se mantuvo en el umbral, observando como Allan llegaba hasta el canguro y lo tranquilizaba. Un repentino sentimiento de calidez lo invadió al verlo tratar con la criatura pues le recordaba una época más feliz en la que ellos se pasaban el día jugando con los animales mientras Inglaterra estaba fuera…


….
…..

Oh… quizá no fue buena idea recordar nada…

Volvió a suspirar, esta vez mucho más disimuladamente, en cuanto vio al canguro salir por la puerta por la que había entrado, dejándolo a él a solas con su hermano. Peter cerró la puerta principal entonces y se palpó la cabeza, seguía aun mojada. Cuando se dio la vuelta, vio a su hermano observándolo otra vez, intensamente, fijamente… con fuerza.

Como hacía tiempo que nadie le miraba así.

El nudo de la garganta se hizo más grande y le costaba tragar saliva. Se sentía tenso y a la vez relajado, una mezcla confusa y extraña que no sabía por qué estaba experimentando ahora. Solo era su hermano ¿right? No había por qué preocuparse de nada.


-E... Ey, Pete~
—Peter permaneció expectante sin mirarlo directamente al frente, esperando que dijera algo más, como un “¡Me alegro de verte!" o “¡Te eché mucho de menos!”. Allan sonrió como solía hacerlo y eso le tranquilizó un poco mientras se acercaba a él—Hace mucho que no nos vemos, ¿no crees? ¿Por qué no... eh... pasamos algo de tiempo juntos ahora que estoy aquí? -Sonrió ampliamente otra vez y tan contagioso era, que Peter sonrió a su vez, corroborando una especie de alegría que se arremolinaba alrededor de su cabeza. Allan le pasó el brazo por los hombros y el contacto casi lo quemó.— No tendrás muchas cosas que hacer si vas medio desnudo por tu casa, supongo.


Peter compuso una mueca de falsa irritación infantil e infló los carrillos.

—No ando así por gusto ¿sabes?—alzó el brazo derecho y le propinó un par de golpes con los nudillos en la frente—se me escapó la manguera y tu canguro me cayó encima… además, estoy en mi casa, puedo ir desnudo si quiero—soltó una carcajada casi malvada.

Se dio cuenta de que debía cambiarse de ropa así que se deshizo del abrazo de Allan y se encaminó hacia las escaleras. Señaló la sala medio desordenada.

—Siéntate por donde veas, enseguida vuelvo—se volvió hacia él mientras subía las escaleras, pensativo—you look thirsty—señala la cocina— mi nevera es tu nevera.

Peter se perdió tras el recodo de la escalera, dejando a Allan abajo con todas las consecuencias que acarreaba eso. El muchacho rubio entró a su cuarto con algo de incertidumbre todavía, apoyándose contra la puerta cerrada, respirando fuerte y sin conciencia. Vamos, solo era Allan, su hermano y su amigo del alma, ¿Qué diablos le estaba pasando? ¿Por qué se estaba sintiendo de esa forma? La última vez que se sintió así de abrumado fue cuando…

…¡No! ¡Basta!

El pasado estaba bien donde estaba y allí era mejor dejarlo. Con algo de prisa, Peter se cambió de ropa, quitándose la mojada y poniéndose unos pantalones cortos, una camiseta sencilla y un par de chanclas que encontró por debajo de la cama. Luego cogió una toalla y se secó la cabeza lo mejor que pudo aunque el cabello se le quedó bastante despeinado. Salió algo mas calmado tras sentirse una persona completa y se miró de casualidad al espejo de pie del pasillo. Suspiró de nuevo y meneó la cabeza.

“Estoy bien”, se repetía.

Alargaba el pie para comenzar a bajar las escaleras cuando pisó un pequeño charco residual de agua que había dejado, resbalando sobre el escalón y cayendo de culo. Por fortuna no rodó por las escaleras pero aun así el dolor que le recorrió el espinazo fue tan grande que no pudo evitar maldecir en voz alta.

—¡Fucking staircase!

Sabía por experiencia que el dolor no desaparecería pronto así que se mantuvo sentado sobre donde había caído. Unas pequeñas lagrimitas inconscientes asomaron por entre las comisuras de los ojos y un ligero rubor rojizo le tiñó las mejillas. Lo último que le faltaba era hacer el ridículo.
avatar
Peter Crowe
Miembro Honorario

Inscripción : 13/08/2010
Mensajes : 65
Ranking : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Sáb Ago 21, 2010 3:27 am

Rió cuando el otro le golpeó en la frente. Sí, justo como había sido desde que se conocían y desde que eran pequeños, Allan trataba a su hermano como alguien bastante más pequeño que él, a pesar de que la diferencia de edad era bastante corta. En cierto modo, siempre había sentido que debía protegerlo, como un buen hermano mayor, aunque también acabase creándole varios problemas...

No se había dado cuenta del desvío de sus pensamientos hasta que notó a Peter alejarse de él. Se le quedó mirando, con la boca entreabierta, mientras le veía alejarse escaleras arriba... ¿Cuánto tiempo se pasaría mirando a su hermano? ¿Y cuánto tiempo hacía que no le miraba así? Tal vez... desde...

Ah, no! Bloody hell, no! Estaba en la casa del hermano al que hacía bastantes años que no veía, ¡unos recuerdos del pasado no iban a estropearlo todo! Y, sobre todo, no "esos" recuerdos... Tuvo que sacudir la cabeza para darse cuenta de que seguía de pie donde Peter le había dejado, y que podía sentarse...

Con bastante torpeza, aunque intentando no dañar ninguno de los objetos del neozelandés (que su animal ya se había destrozado antes), se sentó en el sofá de la sala de aquella casa. Mientras se encontraba solo en aquella habitación, observó con detenimiento cada pequeño detalle de la casa. Cada centímetro, cada rincón de lo que alcanzaba a ver, le recordaba a su hermano. Parecía como si desprendiera una magia capaz de hipnotizarle, de hacerle desear que volviera de una vez, ya que cada segundo que pasaba sin la presencia del rubio le dolía...

Wait, ¿por qué? ¿Por qué esa extraña necesidad de ver al menor de nuevo? En todo ese tiempo sin verse lo había sentido, desde luego que lo había sentido algún que otro día. Pero ahora era distinto, bastante distinto. Como si esos pequeños pedacitos de sentimientos se hubieran unido, formando ahora un sentimiento grande y antes desconocido para el Australiano... O tal vez alguna vez en el pasado había sentido algo parecido...

Honestamente, el moreno era un chico al que cualquier cosa que implicara emociones se le escapaba de las manos. Él era un "hombre de acción", un explorador que debía vivir el presente y nada más que el presente... Así que ese extraño nudo en el pecho que le ahogaba con fuerza era, con mucho, la cosa más desconcertante que había sentido en mucho tiempo...

Y, lo peor de todo, era que sentía el tiempo pasar demasiado lento. Cada segundo le parecían cinco minutos, cada minuto era una hora... Empezaba a impacientarse, empezaba a ponerse nervioso, y empezaba a no saber qué hacer. Y eso, desde luego, no le gustaba.

Así pues, no pudo contenerse más. Puede que hubieran pasado diez minutos, o puede que solo cinco segundos desde que se había sentado a esperar la vuelta de su hermano menor, pero se levantó y, intentando hacer el menor ruido posible, comenzó a ir hacia las escaleras en las que había perdido de vista al rubio. Justo asomó la vista para observar como este resvalaba.

En un desesperado intento por hacer su "buena acción de hermano" del día, el australiano se lanzó escaleras arriba, sin percatarse de que el neozelandés ya había caído, con la misión de rescatarle (o más bien, rescatar a su trasero) de una caída.

Sin embargo, fue él quien acabó llevándose un duro golpe en la frente, al darse contra las escaleras.

-Auch! Damn it... -Se quejó, apretando fuertemente los ojos, antes de levantar levemente la cabeza y mirar dónde había caído. Sí, exactamente entre las piernas del menor, a unos centímetros de... ejem... la parte más noble de este. Este echo hizo que, durante un momento, el corazón se le paralizase. Y luego comenzase a bombear sangre a toda velocidad-. Eh... ¡P-Pete! A-Are you OK? -Comentó rápidamente, levantando la cabeza. Cuando observó el rostro sonrojado y lloroso del otro, la expresión de nerviosismo se fue totalmente, pasando a una seria, preocupada...

Odiaba ver a la gente llorando... Sí, claro, él era el que siempre intentaba obligar a la gente a hacer peligrosas actividades de alto riesgo con el único objetivo de subir el ánimo... ¿Era por eso por lo que había adoptado esa expresión? ¿Porque nada le hacía más mal que ver a alguien llorando?... ¿Sobre todo si esa persona era alguien tan importante para él como el neozelandés?... O a lo mejor porque no soportaba ver al neozelandés llorando.

Fuera por lo que fuere, actuó por instinto propio. Se incorporó, con el cuerpo un poco adolorido por el golpe, y tomó el sonrojado rostro de Peter con ambas manos... Durante un momento sintió que, si apretaba demasiado fuerte, el rubio se rompería en mil pedazos, como el delicado muñeco de porcelana de ojos castaños que parecía... Cerró los ojos y besó las mejillas del menor con delicadeza, para luego terminar de quitar las lágrimas con ambos dedos pulgares. Abrió los ojos para contemplarle y luego, sin decir una palabra, le abrazó con fuerza.

(*no puede creer que haya escrito tanto para semejante shit*)
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Peter Crowe el Sáb Ago 21, 2010 2:07 pm

[¿Que dices? Fue precioso, me estoy enamorando de Allan *O*]



Come on! La situación se estaba volviendo surrealista hasta un grado insoportable. Ya de por sí el día había comenzado de una manera extraña, había continuado con la escapada de la manguera y un canguro salvaje… now what else?

Peter trataba de recomponerse pero no podía evitar que las lagrimitas se deslizaran por sus mejillas. En parte era por el dolor agudo y a la vez sordo que le atenazaba el trasero y por otro era la temible sensación de ridículo que le había arrollado al darse cuenta de que Allan posiblemente le había visto caer.

No… posiblemente no. Le había visto caer, definitely.

Es más, por alguna extraña razón, Allan, al precipitarse demasiado deprisa hacia él, había caído también, con tan mala fortuna de hacerlo a unos pequeños centímetros de Peter. Sí. Todo lo coincidente que hubiera podido ser, lo fue. Su hermano había aterrizado con la cabeza entre sus piernas.

—¡Al!—había exclamado como reacción inicial, sustituida después por una de alterado.

El sonrojo de su rostro se hizo más pronunciado, quedando a la vez totalmente paralizado, sin saber que hacer. Allan se estaba levantando lentamente tras haber soltado el juramento de rigor. Peter sabía por la situación, que su hermano se encontraría igual de confuso, es más, pudo observar el sonrojo que le coloreó ligeramente la piel del australiano. El corazón comenzó a latirle aun mas deprisa de lo que lo estaba haciendo.

Una mezcla extraña de adrenalina y…

…so what?

Peter permaneció inmóvil mientras Allan se incorporaba con ese deje que él tenía. Farfullaba de nuevo, ¿por qué? ¿Tan nervioso se sentía? Bueno, no es que Peter estuviera o no nervioso, pero no se las pasaba soltando cada cosa que se le ocurría…

…wait.

Allan siempre trataba de llenar los vacíos con palabras. ¿Tartamudeaba de esa forma solo porque no se sentía seguro? ¿Por qué? El joven rubio no entendía muy bien todo lo que estaba pasando. Solo sabía que su hermano estaba allí y que le daba igual lo demás…

… was that true?


….
…..

Yes. Roundly.

Peter fue a contestar con un rápido “Estoy bien” para después tratar de levantarse y mirarle el chichón de la frente a su hermano. Sin embargo, al levantar la vista se encontró de frente una expresión que ocasionó la mayor explosión de emociones que hubiese tenido en mucho tiempo.

Preocupación.

Peter no soportaba mostrarse débil ante los demás y que se preocuparan por él. Lo había detestado desde el mismo día en que se independizó porque ese hecho marcaba que no necesitaba la ayuda de nadie. Las lágrimas seguían rodando quizá con algo de mayor fluidez y la sensación de ahogarse se hizo más intensa, sobre todo al notar que Allan le sostenía el rostro con las manos.

Le ardió la cara.

Por donde pasaban sus dedos, la piel se inflamaba como un volcán. No lo entendía. Peter no entendía nada y eso hizo que el desconcierto aumentase junto con la inseguridad. Su mano derecha se aferró al antebrazo izquierdo de Allan pero no detuvo su acción, no podía. Cerró los ojos al sentir los labios de su hermano rozarle las mejillas y quiso llorar más fuerte pero no junto con un sentimiento de tristeza o de dolor. Había leído que las personas lloraban ante emociones muy fuertes, si ese era el caso ¿por qué lloraba él ahora? El dolor de la caída ya casi se estaba pasando y no estaba triste…

¿Qué era entonces?

No pudo hacerlo. Como viento compulsivo que azota la playa, Allan retiró sus lágrimas con los dedos pulgares por lo que Peter abrió los ojos a tiempo para verlo.

… Esa expresión …

Se sorprendió al recibir el fuerte abrazo del australiano, sobre todo porque le apretaba como si no quisiese dejarlo marchar. Era extraño, demasiado y ya no comprendía nada pero…

… ¿quien necesitaba comprender nada?

Tímidamente le correspondió el abrazo a la par que dejaba por fin de llorar. Una tranquila sensación de paz se adueñó de su cuerpo a la par que el sentimiento candente anterior se arremolinaba en torno al estómago.

Era tan cálido. Olía a Australia.

—E-estoy bien—susurró el chico.

Le apartó un poco solo para mirarle la frente, justo donde se había golpeado. Observó el chichón por unos instantes para luego suspirar como una madre lo haría al ver las rodillas arañadas de su hijo.

—¿Por qué será que siempre estás cubierto de heridas?
—comentó queriendo sonar despreocupado.

A pesar de esto, Peter alzó la mano derecha y le rozó la sien a Allan, componiendo una expresión nostálgica. Luego sonrió ante los recuerdos que se agolpaban en la mente y le acarició la cabeza.

—Te eché de menos, Al~—dijo con sinceridad.
avatar
Peter Crowe
Miembro Honorario

Inscripción : 13/08/2010
Mensajes : 65
Ranking : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Dom Ago 22, 2010 5:19 am

Ojalá hubiera podido congelar aquél momento. Deseaba con todas sus fuerzas poder detener el tiempo, y hacer que no pasara ni un solo segundo, en toda la eternidad... Porque se sentía bien, se sentía como si una extraña paz incapaz de entender se hubiera apoderado por completo de él... Especialmente cuando sintió que Peter le correspondía el abrazo, aquél ardor de su pecho se dispersó por todo su cuerpo... Casi llegaba a quemar.... pero era un sentimiento feliz. ¿La felicidad podía hacer daño?

Todo el mundo parecía un lugar mejor, solo por dejar que sus pulmones se impregnaran por completo del aroma de su hermano, por sentir su cuerpo junto al suyo y escuchar su voz...

Abrió de nuevo los ojos cuando sintió que se separaba del abrazo, sonriendo cuando el otro se fijó en su frente... Vaya, hasta entonces no se había dado cuenta de que le dolía... Simplemente encogió los hombros, quitándole importancia y aún con su gran sonrisa iluminando su rostro. ¡Otro golpe de sus aventuras del cual presumir!

...Hasta que sintió la mano del rubio sobre su frente... Hacía demasiado tiempo que no tenía un contacto tan directo con el neozelandés... y sentir su tacto en la pequeña herida hizo que, durante un segundo, se le helase el aliento y detuviera el corazón... Segundo que duró mucho tiempo para él, teniendo ese fijo contacto con los ojos castaños...

Después de ese segundo su corazón volvió a latir con la velocidad anterior, y como si el menor le hubiera lanzado un conjuro que había echo que todos esos recuerdos que guardaba en su corazón volvieran a su cerebro... Desde que se conocieron hasta que el australiano se independizó, todos esos momentos... siempre habían estado juntos desde pequeños, ¿por qué le resultaba tan raro el nuevo contacto? No, no exactamente "raro"... Pero sí era un sentimiento que no recordaba haber tenido desde hacía mucho tiempo.

-Yo también te eché de menos, Pete... -Respondió con una ligera sonrisa, perdiéndose en los ojos castaños durante varios minutos...

Sí, seguía en una posición algo... eh... No exactamente incómoda, más bien poco natural... Pero no le importaba realmente, sus rodillas aguantaban su peso, en uno de los escalones, mientras sus manos aún estaban sobre las mangas del neozelandés. Cada centímetro de su rostro sonrojado le parecía una maravilla...

-Oh! ¿Seguro que no te duele nada? F-Fue un buen golpe... ¡Si quieres, te llevo a tu habitación! -Se ofreció rápidamente, honestamente preocupado por el bienestar de su anfitrión-. Al fin y al cabo, ha sido culpa mía...
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Peter Crowe el Dom Ago 22, 2010 1:57 pm

Peter no podía hacer más que intentar no olvidarse de respirar. De alguna forma, de alguna manera, estaba… atrapado.

Siempre le había gustado el mar. Desde pequeño, siempre había vivido rodeado por él, por su inmensidad. Tanto que muchas veces se había sentido solo, sobre todo tras la Independencia de su hermano y tras la suya. Nueva Zelanda es un país aislado, está lejos de casi todo el mundo y en épocas donde todavía no existía el teléfono casi se había ahogado en soledad. Había oído por su hermano mayor, América, que cuando Inglaterra volvía a su propia casa, tardaba lo indecible en volver a visitar una colonia. En el caso de Peter, lo indecible siempre era más que infinito para él y ese hecho le había marcado. Por esa razón, su gente era como es, solidaria y abierta, siempre dispuesta ayudar hasta el final, sin importar las consecuencias. La dependencia que habían generado al sentirse lejos de todos, les había proporcionado una fuerza diferente al resto de pueblos. Se apoyaban unos a otros pues su supervivencia dependía de los demás.

Por esa razón también, el sentimiento de reencontrarse con su hermano, tanto tiempo después, era tan amplio y tan maleable. Lo que una pequeña chispa de alegría había sido, se había convertido en algo más grande, difícil de explicar y complicado de manejar o soportar.

Peter tragó saliva con dificultad, le estaba costando mantenerse quieto, sobre todo porque Allan estaba a una distancia muy pequeña de él, mirándolo a los ojos tan profundamente que se sentía como si le estuviera viendo por dentro. Los ojos del australiano eran verdes, como a veces el color que había observado en el mar y le parecían tan preciosos como este último.


….
…..
……
…….

¿Por qué estaba sonando como una jovencita adolescente mientras miraba al chico que le gustaba antes de que se dieran su primer beso?

Un cataclismo de ideas y pensamientos estallaron en la mente de Peter, ocasionando que el sonrojo se hiciera aun más pronunciado, si es que eso era posible. En primer lugar, él no era ninguna jovencita, adolescente quizás. Bueno, posiblemente eso tampoco aunque se comportara a veces como uno. Tampoco estaba delante del chico que le gustaba ¿verdad?


….
…..
……

¿Verdad?


Y por último, no estaban a punto de… nada.


Oh my God…


Quien los pudiera ver en ese mismo instante seguramente pensaría lo contrario.

Las manos de Allan seguían sujetándole los brazos y Peter pensó en lo precario de la situación. Si su hermano se inclinaba hacia atrás, podría caer escaleras abajo y arrastrarle a él. Quien sabe que podría pasar después.

… wait. Empezaba a pensar en cosas demasiado raras. Sí, definitivamente.

El ofrecimiento del australiano para llevarlo a su cuarto lo pilló por sorpresa en medio de sus tremebundos desvaríos y apenas pudo articular palabra.

—Ah…—pensó rápidamente. ¿Su habitación? ¿Y después?

Peter comenzó a sopesar todas las posibilidades posibles. La situación no podía complicarse más, ¿o sí? ¿Estaría dispuesto a llegar a un buen final? Allan le dejaría en la cama y luego, si no se iba, se quedaría junto a él, quizá contándole el motivo de la escapada del animal que había ocasionado el encuentro. Pero primero tendría que ver si podía levantarse él solo. En caso afirmativo, no habría motivos para ir hasta el cuarto y las suposiciones del muchacho se disolverían en polvo. Si no pudiera moverse… bueno, la suerte estaba echada.

—¡No ha sido culpa tuya!—protestó con ímpetu— Estoy bien, de verdad—Sacudió la cabeza—Sólo dame un minuto.

Peter trató de incorporarse pero un agudo aguijón se clavó en la parte baja de su espalda y no le dejó continuar. Había dejado enfriar el golpe pero el dolor seguía allí. Quiso llorar de nuevo, pero se contuvo.

—Tsch—se le escapó un chasquido bastante predecible al notar que no podía levantarse él solo. Volvió a mirar a Allan—Un minuto ¿eh?

Peter trató de moverse unas cuantas veces más, pero terminó dándose por vencido al darse cuenta de que estaba comportándose de una manera bastante ridícula. Suspiró derrotado y le tendió el brazo a Allan.

—Please…—sus ojos no tuvieron el valor de mirarlo fijamente pero pudo notarse que no estaba de ninguna manera, descontento con la ayuda ofrecida.
avatar
Peter Crowe
Miembro Honorario

Inscripción : 13/08/2010
Mensajes : 65
Ranking : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Dom Ago 22, 2010 10:09 pm

Se negó a apartar del todo su mano del otro cuando notó que este intentaba moverse, aunque con una amplia sonrisa. Le divertía la forma en la que intentaba levantarse una y otra vez, aunque también le preocupaba si se hacía daño por una tontería así... Soltó una pequeña risa cuando Peter se dio por vencido... se veía tan hermoso... delicado...

Después de pasar el brazo que el neozelandés le había tendido, pensó en la mejor manera de llevarle, escaleras arriba, a su habitación. Tenía que tener cuidado al levantarse, ya que podía caerse y, o hacerse daño él también, o en el peor de los casos hacerle aún más daño a su hermano... Sí que era verdad que tenía bastante equilibrio, pero nunca se sabe...

Podía llevarlo como si cojease, aunque rápidamente se dio cuenta de que en ese caso tendría que caminar y le dolería... Así que, le llevaría de forma que pudiera estar en completo reposo, right?

Una sonrisa bastante divertida apareció en su rostro cuando, tras incorporarse, pasó una mano por la espalda del chico y otra por debajo de las piernas de este, para luego levantarse.

-C'ome on~ -Exclamó, bastante divertido con esa escena. Aunque a decir verdad, nunca había notado que fuera tan ligero...

Subió el primero de los escalones sin mucho esfuerzo, lo bueno era que estaban cerca de la entrada de la habitación de la que acababa de salir el otro y no tardarían mucho en llegar...

Aunque una mezcla de sorpresa, horror, exclamación y preocupación apareció en su rostro cuando, al ir a subir el segundo de los escalones, sintió su pie derecho resbalar con algo... Posiblemente fuera uno de los charcos que había dejado el menor al subir, con el cabello empapado... Lo importante era que sintió que gran parte de su equilibrio le abandonaba dos segundos, que pasaron en cámara lenta mientras se sentía caer por las escaleras...

Por suerte fueron solo dos segundos, porque los rápidos reflejos del australiano le salvaron de un gran golpe al colocar el pie izquierdo junto en el lugar y momento oportuno para no caer.

-Uff... -Suspiró de alivio, antes de mirar al chico que llevaba en brazos y dedicarle una amplia sonrisa de "It's alright!". Aunque realmente había estado a punto de caerse... ¡Bueno, no había que pensar en eso!

Emprendió de nuevo la marcha, teniendo el máximo cuidado posible en evitar los charquitos, aunque resbalándose un par de veces. Intentaba mirar al suelo o al frente para no volver a la situación anterior, aunque cada vez se le hacía más y más difícil...

Más de una vez miró de reojo a su hermano, aunque suponía que este se había dado cuenta de la intensidad... de la forma con la que le estaba mirando aquél día... ¿Por qué demonios cada vez que le observaba se le hacía tan difícil apartar la vista? La excusa del "hacía tiempo que no te veía" o "es para que vuelva a parecerme un rostro familiar" hacía tiempo que hubiera dejado de funcionar en su mente, si fuera un poco más racional o... bueno, si el australiano hubiera tenido unas cuantas neuronas más.

Con uno de sus pies, empujó la puerta para que se abriera del todo, dejando así que ambos pudieran pasar sin chocarse contra el marcho de esta.

Dedicó un poco de tiempo a observar la habitación del rubio... La verdad, era lo que esperaría de él. Con una sonrisa, siguió avanzando hasta llegar a la cama. Delicadamente, dejó a Peter sobre las mantas y se sentó cerca de él. Le observó un momento, antes de darse cuenta de que volvía a poner esa cara que había puesto todo el día... ¿cuánto tiempo hacía que le miraba así? Era solo ese día, ¿no?... ¿O le había estado mirando hacía desde hacía más tiempo? ¿Incluso años?... Prefirió no pensarlo mejor, eso le pondría nervioso y realmente se encontraba en una de las situaciones que menos le gustaban:

Las que no sabía controlar.

Wait... ¿Dónde está Kevin? En un momento se dio cuenta de que había perdido de vista a su fiel compañero, y ni siquiera se había percatado... Bueno, Kevin es un buen koala, estará bien... Sí, en vez de preocuparse por su animal de compañía, miró a su mejor amigo y hermano menor.

-Eh... ¿Quieres que te traiga algo? Deberías reposar.

...Y, claro que sí, Kevin estaría bien. Especialmente porque el inteligente koala se veía venir todo el asunto desde lejos... Se había escapado del hombro del australiano y ahora estaba escondido, listo para grabar cada segundo de lo que ocurriera en la casa.
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Peter Crowe el Lun Ago 23, 2010 12:54 am

Esperó unos instantes, parecía que Allan estuviera meditando la mejor forma posible de ayudarle. Bueno, no es que fuese muy complicado, con que le levantara sería suficiente. Seguramente el dolor sería menor una vez estuviese erguido y caminando. Sí, quizá esa fuese la mejor opción.

Observó con detenimiento como se formaba aquella sonrisa que conocía y que muchas veces le habían dado escalofríos. No porque fuese malvada ni porque diese miedo, si no porque más bien, significaba que Allan había tenido una idea que le encantaba e iba a ponerla en práctica, fuese lo que fuese.

Peter exhaló aire al sentirse alzado y el rubor que casi había desaparecido retornó de nuevo. Nunca le habían recogido de esa forma, ni siquiera cuando era pequeño.

—W-Wait, Allan! What are you doing?

Se sujetó instintivamente a la camiseta de su hermano, temiendo caer y cerró los ojos.

—Al~—masculló con algo de temor—si caemos y sobrevivimos, te mataré después— dijo el muchacho entreabriendo los ojos, justo a tiempo para ver como, en una fracción de segundo, su hermano se tambaleaba y recuperaba el control casi milagrosamente.

Peter no pudo no pudo hacer más que ahogar un gemido de angustia ante el suspiro del australiano. Se tranquilizó un poco al ver su sonrisa de consuelo que inspiraba seguridad aunque inmediatamente después recordó que el suelo estaba lleno de charcos. Se maldijo a sí mismo.

...

Mientras Allan le transportaba, se dejó llevar por la situación y decidió que tampoco estaba tan mal que su hermano se comportara de esa manera. Era cierto, Allan podía llegar a ser muy impulsivo, loco y hasta algo peligroso pero…

…eso le gustaba de él. El riesgo. La emoción.

Peter pensó en los numerosos líos en los que había estado metido por su culpa, en las broncas de Inglaterra y en las dificultades que luego había tenido tras la independencia de Australia. Debería al menos no ser tan permisivo con él aun cuando también habían pasado buenos momentos juntos.

Como el de ahora…

Peter mantenía la vista oculta, con la cabeza recostada sobre el pecho de su hermano, para no tener que mirarlo más de la cuenta. Sabía ya que posiblemente él estuviese haciendo lo mismo, esfuerzos para no verlo aun más de lo necesario y seguramente, si sus ojos se encontraban, sería una situación más que embarazosa.

Volvió a divagar mientras llegaban a la habitación y se felicitó interiormente por no tenerla demasiado desordenada. Aunque si era verdad que había ropa tirada por el suelo y zapatillas por todas partes.

Peter sintió una pequeña punzada mínima cuando le dejó encima de la cama pero enseguida desapareció. Con un suspiro de alivio por verse en tierra firme, se estiró todo lo que pudo y se rascó la zona del estómago.

—Aww ~ — bostezó sin querer.

El chico se incorporó y notó que aunque algo oxidado, podía hacerlo más o menos despacio. Parece que la caída le iba a costar caro. Rascándose la cabeza, observó a su hermano, quien a su vez lo miraba a él, sentado cerca. Tenía esa expresión otra vez, como enternecida y quizá feliz. ¿Feliz? Bueno, eso no era tan raro. A Allan le hacían feliz muchas cosas, a cuales la más mínima. Se preguntó el por qué de ese comportamiento ya que era la causa del suyo, en parte. Decidió averiguarlo.

-Eh... ¿Quieres que te traiga algo? Deberías reposar.

Peter no contestó de inmediato. Desvió la vista por unos momentos para luego clavarla de nuevo en el australiano. Esas cosas no se le daban bien, nunca fue alguien que intimidase a nadie con los ojos, pero quizá surtiese efecto.

—Estoy bien, en serio—dijo con soltura. No se sentía más tranquilo que antes, pero se había despejado bastante y ahora tenía algo seguro a donde agarrarse. — pero… h-hay algo que me preocupa… y no sé como abordarlo.
avatar
Peter Crowe
Miembro Honorario

Inscripción : 13/08/2010
Mensajes : 65
Ranking : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Lun Ago 23, 2010 5:18 am

No apartó la vista durante un solo momento de Peter en lo que este tardaba en responderle. En realidad, hasta le gustaba el silencio que había entre los dos... Vaya, no sabía que pudiera gustarle hasta su silencio, o que el simple echo de contemplarle sin una palabra le atrajera tanto...

Wait, ¿qué acababa de pensar? ¿Gustar? ¿Atraer? ¿Desde cuando usaba esas palabras para referir a lo que fuera que sintiera por su hermano? Nunca había pensado en él... de esa forma, ¿verdad? Solo había sido un lapsus, un estúpido blond moment, no es que hubiera pensado de verdad que le gustaba Peter... ¿verdad?

...

¿Verdad?

Entreabrió los labios cuando le escuchó hablar. Ya casi estaba listo para partir a buscar cualquier cosa que necesitase el menor. Agua, comida, bebida, un mono parlante de cuatro cabezas... lo que hiciera falta...

Sin embargo, lo que dijo el neozelandés era bastante distinto a lo que se imaginaba.

El australiano, que justo cuando notó que el otro abría los labios se había colocado en la posición ideal para salir corriendo a buscar lo que fuera, tuvo que contener las ganas y sentarse del todo en la cama, haciendo que sus muelles hicieran un ligero sonido.

-¿Algo que te preocupa? -Repitió las palabras de su hermano. ¿A lo mejor había echo algo mal? ¿Se le había notado ese nerviosismo que había demostrado sin saber realmente por qué y estaba preocupado por si eso era algo malo? ¿Preocupado porque hubiera pasado demasiado tiempo sin verse y todo resultase mucho menos natural que antes?... Habían tantas posibilidades en su cabeza que no pudo más que preguntar lo obvio.

Con una sonrisa, se tumbó sobre la cama del rubio, con los zapatos por fuera y se quedó mirando el rostro de su hermano... ¡Es que él también quería descansar! Y sentía que cuanto más cerca estuviera de él, más privada podía ser la conversación...

-¿Qué te preocupa? -Preguntó, incorporándose un poco para poder mirar directamente al rostro del menor.
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Peter Crowe el Lun Ago 23, 2010 2:08 pm

Tuvo que contener la risa ante la disposición de su hermano para ayudarlo. Se sentía en cierta manera halagado como hacía tanto tiempo que no le trataban. Arthur había sido un buen hermano mayor pero ese tipo de trato solo se lo había dispensado cuando era un niño. En cuanto hubo crecido un poco, un extraño comportamiento se había adueñado de él, convirtiéndose en alguien mucho más desconfiado. Luego había comprendido, que Inglaterra no soportaba las independencias de sus hermanos pequeños a raíz de la de Estados Unidos, la más traumática que había tenido que soportar.

Por ese motivo, el que alguien se preocupara de esa forma por él… le hacía feliz.

En cuanto Allan se hubo tumbado junto a él, una especie de sensación de vértigo se apoderó de él. Varios recuerdos pasaron rápidamente por su mente aunque se obligó a apartarlos fuera.

Bueno—Peter simuló pensar—hay muchas cosas… están las subidas de impuestos por ejemplo, nunca me gustaron. Y el turismo se está poniendo por las nubes…—el chico siguió recitando una serie de estúpidos problemas que nada tenían que ver con lo que quería decir. Eso era poco habitual en él pues no solía dar tantos rodeos, Peter era un persona directa.—Basta de estupideces—murmuró. Se recostó otra vez, con las manos tras la cabeza y mirando al techo.— Mi hermano está bastante raro hoy…
avatar
Peter Crowe
Miembro Honorario

Inscripción : 13/08/2010
Mensajes : 65
Ranking : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Mar Ago 24, 2010 12:59 am

... Shit!

Maldición, maldición, maldición, maldición, ¡maldición! Lo había notado... lo había notado, Peter había notado lo raro que estaba el australiano... Bueno, como para no hacerlo. Nervios, miradas fijas, tartamudeos...

¿Pero qué demonios le pasaba?

Se quedó en blanco unos segundos... o tal vez unos minutos, la verdad es que se le hizo bastante largo. Tenía que decir algo... Se estrujó el cerebro, había que pensar una excusa... O negar lo evidente... O explicarle...

¿Explicar? ¿El qué?

Primero que nada, para explicar cualquier cosa primero debería ser sabedor de lo que pasaba. Y ese no era el caso. Su mente aún se preguntaba por qué demonios estaba tan raro con su hermano. ¡Por el amor de Dios! ¡Era su hermano, su mejor amigo! La persona que más quería en todo el mundo...

...Wait, eso era... ¡Eso no era literal! ¿Verdad que no?

...¿Verdad que no?

¡Claro que no! Era solo una forma de decir que eran inseparables... ¡Que eran amigos! No que esa amistad fuera más lejos... ¿Verdad?...

¡Argt! Tal vez esa era una de las desventajas de conocer a alguien de, literalmente, toda la vida. Siempre habían estado juntos, siempre habían sido prácticamente inseparables... Por no decir que, al estar ambos separados del resto del mundo, nunca habían tenido a nadie más... Excepto esos "hermanos mayores", o Arthur... Pero ellos eran distintos, era obviamente distinto que lo que sentía hacia ellos era muy distinto a lo que sentía por su hermano...

Era solo "amistad", ¿verdad? ...Solo "amor de hermanos"... Nunca había tenido otra persona a la que decirle así de corazón... Así que realmente no conocía la diferencia...

No. No debía confundirse... No debía pensar en ello, se estaba poniendo aún más nervioso de lo que ya estaba. Esos estúpidos pensamientos... no podían haber elegido un momento peor para salir a flote.

-¿R-Raro? -Repitió, observando al neozelandés-. ¡No estoy raro! Venga ya... Supongo que es porque hace tiempo que no nos vemos que... A lo mejor te parezca que estoy raro pero... ¡E-Estoy normal! -Sonrió como pudo, en un vano intento de hacer esa obvia mentira un poco más creíble.

Tomó un poco de aire. Relájate, Allan, relájate... Tenía que intentarlo... Tenía que mostrarse normal, completamente normal...

Por Dios, ¡cómo si fuera tan fácil! Tantos nervios le estaban matando por dentro, y lo peor de todo era desconocer la razón, el por qué desde que el rubio había abierto la puerta de su casa había notado esa sensación en el pecho... Como si cada célula de su cuerpo le atrajese hacia él...
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Peter Crowe el Mar Ago 24, 2010 1:45 am

Silencio.

El vacío más comprensible que podría obtener. Cúmulo de la Nada en torno a la desquiciante marea ausente. Quietud. Tensión.

Peter podía oír el bombeo de su corazón y notaba las pulsaciones tan fuertes que estaba seguro de que Allan también las oía. La garganta se le había trabado una vez más, casi impidiéndole respirar con normalidad por el nudo que le agarrotaba el cuerpo. Los ojos se le estaban secando de tan pocas veces parpadeaba, con miedo de hacerlo por si desviaba la mirada del techo. Se había propuesto intentar no mirar a su hermano en el transcurso de aquella conversación, porque sabía que si lo hacía, caería dentro del torbellino que era su mente y no saldría de él.

Escuchando el tic-tac del reloj de la mesilla de noche, los segundos se le hacían insoportables.

¿En que demonios estaba reflexionando? ¿De verdad Allan tenía que pensar en lo que tenía que responder?

El corazón se le aceleró ante esa pregunta. No. Él solo estaba tratando de encontrar las palabras adecuadas, nada más. Pero, ¿las palabras adecuadas para qué? Se mordió ligeramente el labio inferior, esperando la contestación, acallando el batiburrillo de voces nerviosas dentro de su cabeza.

¡Es tu hermano!

¡Lo sé! ¡¿Y qué?!

¡Es tu hermano!

¡¿Sí?! ¡¿Qué importa?! ¡¿Acaso él no está sintiendo lo mismo?!

¡No lo sabes!


Exacto, no lo sabía. Y quería saberlo. ¿Era simplemente la efusión de volverlo a ver después de una eternidad? ¿O era algo más?

Se levantó como un resorte al oír la voz de Allan recitar lo que más o menos se esperaba y aunque estaba seguro de que le estaba mintiendo, no pudo evitar que se le endureciera un poco el corazón.

Le miró largamente, rompiendo su pequeña promesa,, con aquellos ojos brillantes, pequeños orbes de color terrón y le dedicó una pequeña expresión dócil.

—¿Estás seguro?—susurró quedamente—. Te veo… nervioso— Peter se movió despacio hasta quedar sentado con las piernas cruzadas de frente al australiano, el cual seguía medio incorporado.— Perdona si te hice sentir incómodo… no es propio de mí.
avatar
Peter Crowe
Miembro Honorario

Inscripción : 13/08/2010
Mensajes : 65
Ranking : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Mar Ago 24, 2010 6:10 am

Casi podía jurar que sentía su corazón dar contra los huesos de su pecho, no le hubiera extrañado que se hubiera podido escuchar en la habitación de al lado sus pulsaciones... Casi le hacían daño... ¿Cuándo empezó su corazón a latir con tanta intensidad?

Siguió con la mirada a su hermano cuando este se sentó enfrente suyo, y tragó alto de saliva tras escucharle hablar. Maldición... ¿Incómodo? ¡Para nada estaba incómodo! Por alguna extraña razón ese sentimiento no era para nada incómodo... ¡Ah, maldición! Deseaba con todas sus fuerzas que alguien le diera un golpe en la cabeza para despertar sus neuronas y darse cuenta de una vez de qué demonios pasaba dentro de él.

-¿Nervioso? ¿Incómodo? -Repitió, alzando de nuevo una sonrisa. Alzó la mano izquierda, hasta dejarla caer sobre el cabello del neozelandés y despeinarle ligeramente-. Peter, es imposible que me hagas sentir incómodo... Llevamos demasiados años juntos como para que puedas molestarme por algo...

Aún cuando dejó de mover su mano sobre el cabello rubio, no la quitó de la cabeza. Volvía a sentir esa agradable sensación de estar en contacto con él...

-Oye, Pete... Eh... Ahora que lo pienso -Se le vino a la mente de repente y simplemente quiso asegurarse-. Llevamos mucho tiempo sin vernos, ¿ha habido alguna novedad importante? ¿Tienes... pareja o algo? -Preguntó como quien no quiere la cosa, con la mayor normalidad que le era posible...

Es normal que a alguien le interese saber la vida amorosa de su hermano menor, ¿verdad?

-Yo no me he comido una rosca en todo este tiempo, ¿te lo puedes creer? -Esbozó una sonrisa alegre. Aunque por dentro seguía muriendo de nervios y juraría que su cara le ardía...-. Me pregunto si tendré suerte o moriré soletero~ -Apretó levemente el puño en el que aguantaba su peso, cogiendo algunas de las sábanas-. Y dime, Pete... ¿Hay alguien que te guste?
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Peter Crowe el Mar Ago 24, 2010 3:15 pm

Bajó la mirada, avergonzado.

Por supuesto, Allan tenía razón. Casi nunca la tenía pero esta vez sus palabras eran ciertas.

Sintió la mano de su hermano revolverle el pelo, despeinándole. El calambrazo que le siguió al contacto hizo que sin querer apretara los puños que tenía entre las piernas. Se le encendieron aun más las mejillas.

Eso era. Allan y él habían sido inseparables, habían jugado juntos, dormido juntos, podría decirse que lo habían compartido todo antes de sus respectivas independencias. De ninguna manera podía haber barreras entre ellos. Si así era, ¿por qué entonces le provocaba esas reacciones de chiquilla? Sin embargo, se sentía también aliviado al saber que nada de lo que él hiciera podría molestar al australiano, a no ser que fuera algo relativamente grande.

El pequeño calor se revolvió en su pecho al notar que Allan no apartaba la mano de su cabeza y se obligó a mirarlo de nuevo. Esa expresión de nuevo, condescendencia. Una sonrisa agradable a la que estuvo a punto de corresponder cuando…

What?!

Se le congeló el cuerpo al recibir el impacto de la pregunta. El cerebro se le quedó totalmente en blanco por unos segundos a la par que se le cortaba la respiración. El corazón le dio un brinco.

WHAT?!


¿Por qué preguntaba eso? De las millares de cosas sobre las que tendría curiosidad, ¿por qué eso precisamente? Allan, Allan, ¿en que estabas pensando ahora?

Peter se mordió el labio y se rascó la nuca. Realmente tenía que pensarlo. Llevaba tiempo antes planteándose esa misma cuestión.

¿Le gustaba alguien? Si ese era el caso, ¿quién?

El chico tenía sus dudas más que grandes. Por un lado estaba su ex-hermano y mentor, Inglaterra. Siempre le había adorado en silencio, en la distancia, sobre todo al principio, cuando era todavía una pequeña colonia inglesa apartada del mundo. Ahora que se había independizado, no sabía a ciencia cierta si seguía sintiendo lo mismo puesto que su objeto de admiración había pasado a otra figura, su otro hermano mayor, Estados Unidos. Hacia Alfred sabía que profesaba una admiración absoluta y quizá un amor casi místico. Le fascinaba su forma de ser, su energía y su afán, su historia. Habría querido ser como él, grande y fuerte, toda una potencia Mundial. Quizá le gustase Estados Unidos aunque sabía que no podría competir contra Inglaterra por él. Ese era el único pensamiento que le empañaba cuando pensaba en su hermano mayor. Seguramente Alfred le vería como ese hermanito solitario y que no merecía mucha atención.

¿Había alguien más?


….
…..
……


¿Qué ocurría entonces con Allan? Su cuerpo reaccionaba de igual manera que cuando se encontraba por casualidad con Alfred aunque esas ocasiones no eran muchas. Su mente pensaba casi igual. Le había echado mucho de menos y le habría abrazado durante horas si la sorpresa de verla plantado ante su puerta no hubiera sido tan fuerte. Le había echo feliz verle de nuevo.

¿Significaba eso que Allan le gustaba?


De eso ya no estaba tan seguro.


—B-bueno… quizá haya alguien—suspiró ligeramente, pensativo—dos… tres personas—murmuró consternado—pero… una de ellas casi no sabe que existo y otra… quizá este algo resentido conmigo…

No habló de la tercera todavía, quería esperar un poco más.

—¿A ti te gusta alguien? Quizá no lo hayas intentado lo suficiente…—Peter esbozó una sonrisilla traviesa—me gustaría tener sobrinos ¿sabes?
avatar
Peter Crowe
Miembro Honorario

Inscripción : 13/08/2010
Mensajes : 65
Ranking : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Mar Ago 24, 2010 5:00 pm

Mientras esperaba en silencio la respuesta de su hermano, se dio cuenta... ¿¡Qué demonios había preguntado!? A... ¿¡A qué rayos había venido esa pregunta!?

...Sí, sí... Vale, cualquier hermano mayor podía tener curiosidad por eso... Pero preguntarla en ese momento fue... ¡Una gran estúpidez! ¿¡En qué estoy pensando!?

Bien, bien... No podía ponerse más nervioso justo después de preguntar algo así. Claro que no, tenía que actuar como una persona normal a la que le interesaba la vida de su mejor amigo, la persona con la que había toda la vida y a la tanto quería...

...¡Está bien, no puedo! Especialmente después de esa respuesta... ¿Habían tres personas? Pero solo mencionó dos... ¿Significaba eso?... No, no podía ser... ¡Sería demasiado de novela! ¿Verdad? No era ninguna clase de indirecta inconsciente ni nada parecido, ¿verdad?... ¿Verdad?... ¿¡Verdad!?

Abrió la boca para responder a la pregunta del neozelandés cuando se percató de algo... ¿Realmente sabía qué responder? ¿No se estaba precipitando?... ¡Maldición! ¿Por qué tenían que ocurrir tantas cosas en un solo día?

Dejó que su peso y su equilibrio se echaran sobre su cadera, para poder llevar ambas manos detrás de su cabeza, mientras su rostro adoptaba una expresión ligeramente pensativa... ¿Qué había que pensar? ¡Está claro! Gritaba una parte de su mente. ¡Me estoy precipitando! Chillaba la otra, en una sangrienta lucha contra ambos pensamientos.

-Hm... pues... Sí, podría decirse que sí... -Respondió después de una breve pausa, tal vez una tregua entre ambas partes de su cerebro y su corazón, que peleaban por llevarle la contraria a la otra. Aunque dentro del australiano todo seguía patas arriba...-. Creo que hay alguien que me gusta~ Desde hace bastante tiempo, la verdad... Aunque he tardado bastante en darme cuenta... -Resopló levemente, para luego posar las manos en el colchón, a los lados de sus piernas-. Bueno, tampoco importa tanto... No creo que sepa lo que siento y definitivamente no le gusto... -Comentó lo último y se mordió el labio. ¿Ahora actuaba como una víctima del amor no correspondido?....

Y, espera, ¿qué era eso que había dicho? ¡Había dicho que le gustaba alguien! ¡Desde hacía mucho tiempo! ¡Y qué había tardado en darse cuenta! Sí, era verdad. Sentía lo mismo por Peter desde que tenía memoria de conocerle. Pero no estaba seguro de qué significaba exactamente lo que sentía... Nada le garantizaba que no fuera simple... ¿sentimiento de hermanos? ¡De igual forma que nadie te garantiza que no sea amor! Su desembocado corazón volvió a atacar a su mente.

Cada vez estaba menos seguros de que sentía... No. Cada vez estaba menos seguro de no amar a Peter.
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Peter Crowe el Mar Ago 24, 2010 8:14 pm

Escuchaba sus palabras con toda la atención del mundo, intentando descubrir aquello que quería averiguar, de una forma u otra.

Así que era cierto. A su hermano le gustaba una persona, es más, desde hacía tiempo y se había dado cuenta recientemente.

¿Coincidencia? No lo creía.

Ordenando sus ideas, Peter se dio cuenta de una cosa.

Al pensar sobre lo que había dicho Allan, un sentimiento desbocado, muy cercano a la tristeza, pero más fuerte que esta, le había embotado el cerebro. Eso fue antes de tratar de pensar si él era esa persona. Al darse cuenta de que podría serlo, el sentimiento había desaparecido, dejándole una bola de energía casi infinita y una felicidad extraña.

Calma, ¿de acuerdo?, aun no podemos estar seguros, le había dicho su pequeña conciencia.

La conciencia murmuraba para frenar y la abejita del sentimiento le pinchaba en voz alta, igual que lo había hecho antes.

¡Lánzate, maldición!

Peter se pasó la mano por el pelo, recordando como lo había hecho Allan instantes antes, pensando. Recordó todo lo que habían pasado juntos, los líos en los que se habían metido, los juegos y quizá todo lo que habían hecho durante sus vidas Luego observó su aire pensativo y se dio cuenta de otra cosa.

Abrumadora, atractiva y difícil de manejar.

Le gustaba. Allan le gustaba.

No como Alfred o como Arthur. Pero de una forma u otra, le gustaba.

Era quizá el principio de algo que podría llegar a ser mucho más grande. Quizá tampoco era un verdadero sentimiento de amor, no todavía. Pero si podría ayudar a que se convirtiera en uno.

Lentamente, se giró hasta quedar mirando al cabecero, encogiendo las rodillas y abrazándose las piernas con los brazos hasta esconder la barbilla entre ellos. Sus ojos entrecerrados rebosaban felices de lágrimas invisibles.

Decidió no jugársela más e ir por todas. Tenía que saber ya si era él o no. Con su última acción, descubriría si era alguien corriente o él.

—P-pues yo creo… que si que se ha dado cuenta. —susurró casi temblando a la par que el sonrojo se acumulaba en su rostro.

Esperó la reacción sin mirarlo, rezando despacio por algo que hasta ese mismo día no se había siquiera planteado en serio.
avatar
Peter Crowe
Miembro Honorario

Inscripción : 13/08/2010
Mensajes : 65
Ranking : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Miér Ago 25, 2010 5:43 am

Simplemente pudo contemplar los movimientos de su hermano, poniéndose de espaldas a él y encogiéndose... Y cuando escuchó aquella simple frase todo pareció congelarse por enésima vez en el día.

Pudo sentir claramente como su corazón golpeaba dos veces contra su pecho, haciendo un estruendo a cámara lenta para el australiano. Pudo hasta sentir las motas de polvo que iban por la habitación, notar que la persiana se congelaba en vez de ser agitada por el viento. Hubiera jurado que incluso había sido capaz de escuchar a cada una de las células de la habitación realizar sus... funciones de células.

Durante los dos segundos, que a Allan le parecieron eternidades, que duraba aquél congelamiento de tiempo, el cerebro del australiano pudo analizar la frase. Y se dio cuenta de lo obvio que había sido.

Lo sabía. Peter lo sabía.

Una vez que su mente se lo dio a conocer, el transcurso del tiempo volvió a su normalidad. Parpadeó un par de veces y tuvo que tomar aire por la nariz por la sorpresa... Tal vez sus mejillas estaban teñidas de rojo, pues las sentía tan calientes como brasas.

¿Qué debía hacer ahora? ¿Debía cambiar de tema? No cabía duda, Peter había descubierto quién era la persona a la que quería, había descubierto que era él... Sin embargo, ¿qué podía hacerse? No se sentía capaz de decir que no era él, ya que eso no era para nada verdad... Pero un incomprensible e irracional miedo se adueñó de él.

Primero: ¿Qué pasaba si el australiano lo estaba confundiendo? Si se estaba dejando llevar por los acontecimientos de aquél día, si solo estaba confundiendo la fuerte amistad y el cariño que sentía por el rubio con algo más... No quería engañar a Peter y decirle que le quería sin estar seguro de ello, a pesar de que a cada segundo que pasaba observándole estaba menos seguro de que fuera una simple confusión de sentimientos.

Segundo: Está bien, ¿y qué tal si era verdad que le gustaba? Si iba y se lo decía así, directamente, a Peter... ¿Cómo reaccionaría este? No creía ser aquella tercera persona en su corazón, la esperanza para él era mínima, y... ¿Qué pasaría cuando el neozelandés lo supiera y no correspondiera a Allan? Existía una alta posibilidad de que su relación no volviera a ser la misma... ¿Cómo podía ser amigo de alguien que le quería?... A Allan se le escapaba todo lo que tuviera que ver con los sentimientos. ¿Por qué tenía que ser esto así?

Su mente trabajaba a todo ritmo por hallar una solución. Puede que no fuera la persona más brillante del planeta, pero tenía que conseguir que esa situación cambiase...

Por otra parte, su corazón se cansó de tanto esperar y tomó posesión de su cuerpo, obligando a sus labios a formar una sonrisa y su rostro tomar una expresión triste, para luego hacer que su boca se abriera para hablar.

-Entonces... -Murmuró-. Supongo que ya sabrás que es un amor completamente imposible... No hay manera de que mis sentimientos sean correspondidos -Se mordió levemente un labio-. Además, esa persona tiene a otra persona... en realidad a un par de personas en su corazón. Es imposible para mi.

Su mente gritaba "¿¡qué acabas de hacer!?", mientras su corazón aún pensaba que tenía trabajo qué hacer. El interior del australiano volvía a ser un completo caos.

Sus ojos observaron de nuevo en silencio la silueta de Peter, antes de que sus labios murmurasen sin querer lo que su mente no quería que saliera a la luz.

-Te quiero, Peter...
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Peter Crowe el Miér Ago 25, 2010 11:52 pm

Calma.

Calma.


La relatividad del tiempo era algo que siempre le había intrigado. Un segundo podía parecerte una hora y una hora parecerte un segundo. Hacía tiempo que había leído sobre eso… pero hasta este día, Peter no lo había podido comprobar completamente. El tiempo parecía alargarse y contraerse a voluntad, jugando con las sensaciones de las personas. Nunca sería lo mismo poner la mano sobre el fuego durante cinco minutos que sobre el cuerpo de una mujer.

O de un hombre.

El joven rubio registraba todas y cada una de las acciones y palabras de su hermano, sintiendo que el pecho le iba a estallar. Quizá de emoción, quizá de alegría… quizá de muchas cosas. Peter comprendía la acción que había realizado y comprendía a su vez la reacción de Allan. Pero ya no sabía muy bien que debía hacer a continuación. La línea estaba clara.

Allan le quería. Él mismo pudiera ser que también. Y por tanto…

Llegar a ese punto no le suponía ningún esfuerzo pero a partir de él, el cerebro ya no le funcionaba correctamente y un cúmulo de extrañas sensaciones y turbulentos sentimientos le descolocaban entero. Seguía en la misma posición, sentado, con las rodillas alzadas y la mirada enterrada entre los brazos, sufriendo el más grande de los calores que hubiera podido sufrir. Ni en todos sus veranos sub-tropicales de la Isla Norte se había sentido tan pegajoso.

Fue entonces, cuando lo dijo. Y el corazón se le detuvo. Dio un brinco. Un segundo. Y volvió a latir. Con fuerza, con mucha fuerza. De una manera tan descontrolada que Peter pensó que se le saldría por la garganta. Casi se olvidó de respirar y unas cuantas lágrimas de… algo… amenazaron con salir a la superficie. Pero no quería llorar, no podía llorar.

Con algo de reticencia y tragando saliva como un bellaco, se descubrió y se colocó mirando de nuevo a su hermano. Suspiró casia propósito y se arrodilló junto al cuerpo del australiano para mirarlo a la cara. Su rostro era un mohín de entre jovialidad y humildad quizá con una mezcla de júbilo.

—¿Sabes?—comenzó a relatar—. Cuando era pequeño quería tanto a Arthur que pensaba que no podría vivir sin él—se rió al pensar de nuevo en eso—podría decirse que fue mi primer amor…

Apretó un poco los puños sobre la colcha.

—Y no lo he olvidado—sonrió nostálgico—. Luego, cuando conocí a Alfred por primera vez, pensé “Ojalá se diera cuenta de que estoy aquí”. Me siento frustrado porque admiro mucho a Estados Unidos y él casi no se da cuenta de mi existencia. Llegué a pensar una vez, que si imitaba a Inglaterra, Alfred me vería como alguien a quien querer. Pero era una ilusión, no puedo ser alguien que no soy… por eso le sigo queriendo en la distancia… sin estropear su felicidad…

La boca se le estaba quedando seca pero tenía que explicarle todo para que llegara a entender cuan equivocado estaba Allan con sus suposiciones.

—Hay… un tercero…—se le trabó la lengua, le costaba hablar de él— no sé muy bien que es lo que siento pero… mi corazón tiene un sitio guardado con su nombre para cuando me aclare…

Peter jugó su mano maestra y se acercó aun más al cuerpo de su hermano. Alzó la diestra y la colocó sobre el pecho de Allan.

—Así que por favor… no te rindas, Australia.

Y selló aquella promesa interna pronunciando su nombre oficial, algo que hacía mucho tiempo que no hacía, como si quisiera darle toda la seriedad posible a sus palabras. Y en silencio, esperó la realidad.
avatar
Peter Crowe
Miembro Honorario

Inscripción : 13/08/2010
Mensajes : 65
Ranking : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Jue Ago 26, 2010 5:28 pm

Cada una de las palabras del neozelandés se le clavaban en el corazón como un cuchillo afilado. Aún así, escuchaba atentamente todo lo que el otro le tenía que decir...

Hasta que sintió como la mano de su hermano se posaba en su pecho. No pudo más que sorprenderse y, por consecuente, sentir como su corazón latía con aún más fuerza. Se sintió avergonzado, ya que sabía que el rubio notaría ese cambio, pero intentó mantener... Cosa que se hizo más difícil aún cuando Peter pronunció su nombre de país.

Y el tiempo volvió a pararse durante un momento que le pareció eterno. El suficiente como para volver a analizar la situación. Él le había dicho a su hermano que le quería ¿¡por qué!?... Y ahora el menor le había confirmado que realmente no sabía lo que sentía... pero era probable que sus sentimientos fueran correspondidos... algún día.

Abrió la boca, necesitaba respirar... Tantas cosas en un mismo día le estaban dejando sin aire. Y además ahora su mirada se le descontrolaba sin saber por qué.

Intentaba observar los ojos castaños que le miraban, pero le era imposible. Intentaba observar su cabello, su nariz, su... cualquier cosa que no fueran sus labios, a los que inconscientemente miraba tan fijamente. Durante un segundo pudo desviar unos centímetros su mirar, para que observase los orbes del neozelandés. Pero se volvió a desviar por mucho que luchaba. ¿Qué le pasaba?...

Esbozó una pequeña sonrisa y colocó su mano derecha sobre la mano de su hermano. Agachó la cabeza al mismo tiempo que cerraba los ojos para robarle un corto beso en los labios que estaba mirando.

Solo fueron un par de segundos los que posó sus labios sobre los contrarios. Pero fueron lo suficientes para hacerlo un momento eterno. Posiblemente el momento más largo de toda su vida. Y el más feliz, pues nada podía compararse con esos dulces labios que había proclamado suyos.

Cuando se separó, volvió a esbozar una de sus grandes sonrisas de despreocupación.

-¿Sabes, Pete? Como siempre hemos estado juntos, creo que no me había dado cuenta... Sabes, por eso yo... Te pedí que nos independizásemos juntos, ¿te acuerdas? -Rió levemente, como si aquél fuera un recuerdo gracioso-. Bueno, ahora sé por qué me rechasaste... -Se encogió de hombros y le miró a los ojos levemente, antes de abrazarle con fuerza-. No te preocupes... No pienso dejarte ir otra vez.
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Peter Crowe el Jue Ago 26, 2010 6:26 pm

De todos los giros posibles, esa era la que más había visualizado. Una escena en la que Allan y él mismo se pronunciasen ante sus sentimientos y solucionasen las cosas. Una escena tranquila y feliz, salpicada por algún hecho drástico.

Como el beso.

La mano de Allan sobre la suya le había proporcionado un torrente de cálidas emociones, como cariño y estima. Algo que estaba reforzando ese dichoso e indescifrable sentimiento amoroso que todavía no podía interpretar con claridad.

¿Estaba dispuesto a amar a Allan?

Poco a poco, se dijo. No necesitaba adelantarse a nada porque ese quizá sería un error que no podría enmendar fácilmente. Sin embargo, todo y cada uno de los acontecimientos de ese día estaban acelerando el transcurso de la decisión y ahora que pensaba con mayor nitidez, se daba cuenta de lo mucho que necesitaba de esa familiar huella que dejaba Allan en él.

No habría estado preparado para algo así en tiempo. Pero no pudo evitar desear otro, por más que la razón le dictase que fuera despacio. El beso, tan largo y tan corto a la vez, le había despertado un latido notable e irrepetible. Aún más lo hizo esa sonrisa suya, tan despreocupada y admirable, que le dedicó inmediatamente después.

Peter trató de decir algo pero se encontraba ido, ausente. Quizá fue el efecto de aquel único roce el que lo atontó de esa forma. Supo que se había vuelto a sonrojar y que había entrecerrado los ojos sin querer, como dando a entender que quizá era algo nada desdeñable. Escuchando a su hermano, Peter pudo despejarse y atender con raciocinio a sus palabras antes de que le abrazara fuertemente.

La última frase que escuchó lo dejó sin aliento, a punto de llorar casi de felicidad. No solo por si mismo, si no por él también. No quería que su hermano se deprimiese por nada, y el que luchara por algo que quería, aunque fuese el neozelandés, le indicaba que no se rendiría pasase lo que pasase. Eso le hacía feliz.

Correspondió al abrazo con algo más de suavidad que Allan, aspirando fuerte y apoyando la barbilla en su hombro. Sus manos acariciaron la espalda de su hermano al tiempo que lo apretaba contra sí, si es que era posible.

—Tonto—murmuró sonriente—no voy a irme a ninguna parte—hablando en sentido figurado, le quiso dar a entender que no se apartaría de él.

Se había hecho un promesa interior y no iba a romperla.
avatar
Peter Crowe
Miembro Honorario

Inscripción : 13/08/2010
Mensajes : 65
Ranking : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por .Down Under el Vie Ago 27, 2010 5:15 pm

El sentir las caricias de las manos en su espalda hizo que aquél remolino de emociones dentro del australiano aumentase la fuerza con la que atacaba su mente y su corazón. Su cara se enterró en el hombro del menor y cerró los ojos.

Hacía solo veinticuatro horas, si alguien le hubiera dicho que volvería a ver a su hermano y que se daría cuenta de que le quería, se hubiera reído y le hubiera dicho a ese alguien que fueran a hacer surf con él porque el Sol le sentaba mal. Ahora sin embargo todo era tan real... Y había sido siempre tan obvio...

En silencio, unas cuantas lágrimas comenzaron a salir de sus ojos, por lo que cerró los ojos. Sentía los surcos salados bajar por sus mejillas y gotear por su barbilla, sin ningún sonido. No es que Allan fuera un chico que llorase fácilmente. Claro que era bastante exagerado, pero rara vez derramaba lágrimas de verdad...

Y mucho menos lágrimas de felicidad como eran esas.

No controlaba del todo la fuerza con la que abrazaba a Peter, y tal vez fuera demasiada, pero le era difícil controlar su fuerza si sus emociones eran tan fuertes. Esbozó una gran sonrisa mientras sus lágrimas aún se derramaban. Se rió un poco, una risa un poco estúpida o que hasta podía sonar de locura.

Acarició con una mano los rubios cabellos de su hermano menor. Besó una de sus mejillas y volvió a reír.

Sus ojos, aún llenos de lágrimas, miraron el rostro de Peter, aunque en realidad le miraba la nada, perdiéndose por enésima vez en aquellos ojos castaños. Sin dejar de abrazar su cadera, volvió a besarle los labios, un poco más de tiempo esta vez. Volver a sentir ese sabor, vovler a sentir esos sentimientos en su corazón, aumentó su felicidad...

-Te quiero, Peter -Sonrió cuando se separó y volvió a mirarle a los ojos.
avatar
.Down Under
Miembro Honorario

Localización : En la bolsa de un kanguro!
Inscripción : 23/12/2009
Mensajes : 247
Ranking : 124

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Follow that Kangaroo! [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.